Cirugía para la sudoración excesiva

Cuando el sudor es excesivo se habla de un problema de hiperhidrosis. No se le relaciona con un estado nervioso. Sudar en exceso no importando las circunstancias tiene que ver con un sobre-estímulo del sistema simpático; de un desorden dermatológico-neurálgico que se desarrolla durante la niñez y adolescencia. Puede ser hereditario.

Las personas con esta enfermedad generalmente sudan en abundancia, especialmente en las áreas de las manos, pies, axilas o cara, al menos una vez por semana durante el día.

Tipos:

  • Hiperhidrosis primaria: es un desorden dermatológico y neurológico. Se caracteriza por una excesiva producción de sudor ecrino (cara, cuello, manos y pies) en uno o varios niveles del cuerpo. Se produce por un sobreestímulo del sistema nervioso simpático.
  • Hiperhidrosis secundaria: responde a situaciones clínicas subyacentes y suele tener un patrón corporal más generalizado. Puede aparecer en distintas situaciones clínicas de la vida del paciente como: menopausia, drogas, tiroides, tumores o intoxicaciones leves de mercurio.

Diagnóstico

El criterio diagnóstico que indica hiperhidrosis primaria incluye:

  • Sudoración excesiva de seis meses o más duración
  • Cuatro o más de los siguientes síntomas:
  • Involucramiento de axilas, plantas de pies, palmas de manos, área craneofacial.
  • Ocurrencia bilateral y simétrica
  • Episodios semanales
  • Inicio a los 25 años o menor
  • Historia familiar positiva
  • Afectación en las actividades diarias

Se estima que alrededor del (2.8%) 3% de la población total del mundo sufre de hiperhidrosis.

Todas las razas pueden ser afectadas, sin embargo, los japoneses son afectados 20 veces más que otros grupos étnicos.

Se presenta con más frecuencia entre los 25 y los 64 años. En un 40% de los casos, suele haber algún familiar más que lo padece, lo que demuestra su tendencia hereditaria. Ambos sexos pueden verse afectados por hiperhidrosis.

  • En un estudio de 850 pacientes con hiperhidrosis palmar, axilar o facial, 62% reportaron que la sudoración excesiva inició desde que tenían memoria, 33%, desde la pubertad y 5% en la adultez.
  • Para los especialistas, una forma de evaluar si padece de esta, es medir la huella de sudor que queda en la ropa. Esto les da pauta para determinar si el problema es moderado o grave.

La hiperhidrosis puede presentar distintos grados de afectación para el paciente:

  • Grado I: la sudoración no se nota nunca ni impide la actividad normal del paciente.
  • Grado II: la sudoración es tolerable, pero a veces impide la actividad normal del paciente.
  • Grado III: la sudoración es raramente tolerable y frecuentemente impide la actividad normal del paciente.
  • Grado IV: la sudoración no es tolerable e interfiere continuamente en la actividad normal del paciente.

Impacto:

  • Puede llegar a ser muy molesta. Suele manchar la ropa y hasta desteñirla.
  • La zona afectada desprende un olor fétido.
  • El sudor en las manos impide saludar y dificulta tareas como escribir.
  • Con el tiempo conduce a problemas de personalidad y aislamiento social.